Blogia
Buscando un ideal ...

Tercera puerta a la derecha. Este es el mundo real.

Tercera puerta a la derecha. Este es el mundo real. Soy zurdo. O al menos debo aprender a serlo.

No hablo ya ideas políticas, en las que está claro de qué pie cojeo. Ni siquiera me refiero a un Dani con una zurda de oro que le haga meter goles cada dos por tres en un atestado Anfield (¿me lo parece o tiene un nombre psicotrópico el campo del Liverpool?). Ni prefiero tirar a canasta con la mano izquierda.

No, nada de eso. Hoy soy un zurdo verde. Y no porque sea el día de la Ecología precisamente. Dios, le pagaría ahora todo mi dinero (15€ ahorrados, 2,4 del saldo del móvil, cinco euros si vendo la camiseta que llevo puesta, etc) si alguien me dice quién fue el puto DIOS que inventó esto de escribir en un teclado con la mano derecha y fumar maría con la mano izquierda. De verdad que estoy enamorado de esa persona.

Hoy es el Día. No sé si contaré como dije ayer la "opción B", ni siquiera me excusaré por no haberlo hecho ayer como os prometí (ya os dije que inventarme excusas se me da mal). No tengo ni idea de lo que os voy a escribir, pero tengo la cabeza con una clarividencia exquisita.

Suena The Doors. Este grupo fue bueno, sí. Fantástico mejor dicho. Pero hoy suena mejor que nunca. "Las puertas". Qué grandes puertas.

Paso una y otra vez a ese raro universo paralelo que empieza a ser habitual tras cada calada. La psicodélica (nunca mejor dicho) melodía de fondo me entra y no sé si liarme otro porro de esa maría tan maravillosamente verde y paranoica que un negrito de nombre Cliff me vendió baratísima en Feria, si tumbarme en la cama para cerrar los ojos escuchando The Doors, o si simplemente me quedo escribiendo.

Mejor, me quedo con las dos últimas opciones. Cierro los ojos completamente, mientras mis dedos toman decisiones por mí. Ellos, pegados al teclado, dejan de recibir ordenes mías y le preguntan directamente a mi cerebro y a mi alma que les pasa. Conversan, discuten, ríen... y los dedos no dejan de moverse para acabar formando deliciosas palabras que hoy traigo en bandeja de plata. Más bien hierro, y un poco oxidado, porque lo veo todo verde.

¿Han visto ustedes alguna vez un ventilador enchufado a toda hostia y mirando para un lado totalmente contrario al que uno está sentado? Yo sí. Por primera vez en el mundo-mundial, y en exclusiva, les traigo este ventilador que más que enfríar el ambiente un poco (puto verano), se encarga de airear la habitación para que cuando algún miembro de la familia entre no se asuste más de lo que ya debe de estar. Ponga una habitación aireada en su vida, pongan ventiladores Fagor. Contra el más verde humo, el ventilador número uno. Palabra de The Doors. Come on baby, light my fire...

He tenido que hacer una pausa de dos minutos porque la inspiración la había perdido. Será este realmente estúpido dolor de cuello que tengo.

Claro que es normal que pase esto si tenemos en cuenta que he dormido en julio dos días en Santiago en el coche para despues... volver a Málaga desde allí en un día, dormir en el autobus, volver a Madrid, llegar a dormir en el suelo, volver a Málaga e irme al día siguiente a Grecia dos semanas para dormir TODOS LOS DÍAS (15) en el coche, regresar a Málaga, ver a Diana, dormir nuevamente varios días en el coche, y para una vez que pillo la cama, darme cuenta que está rota y que se está peor que en el coche, en el autobus y el suelo. Perro mundo.

No, no es que esté fumado. Yo en realidad soy de esos tipos extraños que disfrutan en el garaje o en una gasolinera oliendo la gasolina. De estos que toman un jarabe para la tos y casi se beben la botella o que toman una aspirina y de propina cogen cuatro más. Pues con el Reflex (me da igual como se escriba, ciertamente) me pasa tres cuartos de lo mismo.

¿Hay algo en esta vida con mejor olor que el Reflex(ver párrafo anterior? Si es que dan ganas de auto-lesionarse y todo con tal de echarse ese fabuloso bote mágico del rastro para sentir ese gélido calorcillo y ese ardiente frío que recorre cada poro de la piel. Y sobre todo, seguir con los ojos cerrados, escuchando el "Reptilia" de The Strokes de fondo, y concentrarse olfativamente para sumergirse en el universo Reflex. Dios existe, sí.

Creo que este es de los artículos que me están quedando más paranoicos, más siniestramente fumados de toda mi trayectoria en el paraíso Blogia. Comprended que tanto Cliff, como The Doors y por supuesto esta anestesia incolora de exquisito toque olfativo tienen la culpa.

Cambio total de planes. Suena ahora el gran Maputxe de Fermín Muguruza con Manu Chao. Los pies los pongo finalmente en el suelo, abro los ojos por unos momentos y mi mente vuelve a pasar de regreso por esas "Doors" que me dieron el pasaporte a una media hora intensisima.

Odio la frase "la vida es una mierda". No, la vida es bellísima. La auténtica putada es este mundo dónde nos ha tocado vivir.

Injusticias cada dos por tres, monstruos del dinero pisando a los peces más pequeños, gente sin poder comer; personas matándose defendiendo a un estúpido trozo de tela de colores (lo llaman bandera creo), a un estúpido trozo de tierra al que alguno le puso de nombre "país"; personas odiandose entre sí por ser de otro color o raza, por creer en un dios (en minúsculas lo dejo) distinto; discriminaciones a la mujer, tan vapuleada en muchos sitios y tan "hipocritamente" igualada al hombre en países como el nuestro, en el que el machismo es aún muy latente, etc, etc.

Pero...¿la vida? La vida es preciosa. Somos las mismas personas las que le ponemos a la vida barreras a la igualdad, a la libertad (de pensamiento, de expresión, de actos) y, por qué no decirlo, a la Felicidad (en mayúsculas).

La vida es maravillosa. Lo tenemos todo para ser felices, vivimos unos cuantos años y nos preocupamos en pelearnos en vez de enamorarnos, en discutir en vez de escribir, en odiar en lugar de leer, en mirar mal en lugar de viajar. Lo dicho, el mundo horrible, la vida fascinante. Eso sí que es el mundo real, no el ficticio donde nos quieren meter políticuchos que piensan que, metidos en una burbuja, no podremos protestar. Quedénse con su mundo, yo me quedaré con el mío, el real.

Despues de esos tres párrafos pseudo-filosóficos-ana-obregonianos, vuelvo a poner los pies en el suelo. Ya son varias, sí. Escucho ahora "Los condenaditos" de Los Fabulosos Cadillacs. Qué casualidad, porque volvemos al tema del que estaba comentando. De repente, tienen otro momento "Ramón García" filosófico, y en medio de la canción el cantante se pone a hablar. Os copio sus palabras, y la canción, en directo, por supuesto, os la recomiendo a tod@s.

"Hay un niño argentino...recostado en una esquina...que piensa, que siente que lo alegra una triste melodía y una presencia ausente...una presencia ausente lo desarma. Y la oscuridad...y la oscuridad iluminada...NO QUEDA NADA...NADA...

La nada es un adorno de cristal guardada en un frasco de su madre...es un adorno sobre un piano que vibra con las notas. Esta fiesta hoy de hoy...este cumpleaños es sólo una excusa para vernos. Este...este de acá es un mundo real. Este es el mundo real. No el mundo de esos senadores del orto, no el mundo de esos políticos de mierda...este es el mundo real, en el que nosotros debemos vivir.

El mundo de la música, el mundo del arte. Dejemos afuera a esos imbéciles, no pertenecemos a ese mundo. ESTE ES NUESTRO MUNDO. Niño...argentino, no dejes que te duerman, despertáte, soltá la botella, no escuches a esa gente...sigamos creciendo en este mundo, este mundo es real, real...

Porque si no el niño...el cielo se nubla, se nubla, se nubla... se nublóooo"


Qué subidón. Los Condenaditos como forma de vida...ahora y siempre.

Un libro, un porro, una historia, un viaje. Ese es el mundo real. Hay muchas puertas pero sólo un mundo real, mi mundo real. Dentro de él, puedes elegir que querés, si reír o volar, si subir o bajar, si soñar o pensar. Todo cabe en ese mundo, claro que hay injusticias, pero en mi mundo real también hay sitio para las utopías y se puede cambiar. Por supuesto que también hay lágrimas, pero intentaremos cambiarlas por sonrisas. Todo universo tiene sitio en mi mundo. En el real.

Creo que es el momento de parar. Hasta los zurdos tenemos límites, que diría el gran Marx

Saludos al mundo real...

Sin palabras y sin letras
vacías páginas saldrán
con líneas cargadas de humo
como un loco me verán.

¿Loco? Sí. De esos que venden su alma
por un estúpido boli, o un feo teclado
con el que plasmar mi mundo,
mi mundo real, tan siniestro como bello
tan vacío como profundo.

Sin mochila hoy, pero con mil puertas
cargándolas en el hombro...y en la cabeza,
os doy de nuevo la bienvenida.
Elijan la correcta y siéntense,
que el show va a comenzar...


LAS LETRAS NO TIENEN VACACIONES.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Alex -

Boke, a ver si puedes pasarte por el Foro de acb que te he dejao un privao ;)

Ana -

Hola...he llegado aquí de casualidad, buscando cosas sobre wagner pa y leyendo me ha sorprendido tanta variedad en gustos musicales y tan buena...quiza nos encontremos por los foros de radiochango (soy pachamama) o por madrid en uno de tus viajes en metro(muy bueno ese articulo)...suerte...so cold...so cold...buscando un ideal!! pongo asi mi e-mail pa que no me entren mas spams pero es verdadero...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

pistolitas -

albert es un comemocos! grande boketa :P

nastrud -

Buenísimo tu artículo como siempre, pero cuando vas fumado consigues un punto extra en todo, en paranoia, en sinceridad y clarividencia.Envíame un poco de esa marihuana anda :)

Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres